Cantabria en la Mesa. El Canal de Cocina, Recetas y Gastronomía de Cantabria

Síguenos en:

Síguenos en facebook Síguenos en twitter

BURBUJAS

Un atractivo peligroso

17/09/2011 | JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO
BURBUJAS

Bebemos agua (o líquidos que la contienen) cuando tenemos sed y paramos de beber antes de que el agua bebida haya pasado a la sangre y restaurado la situación que desencadenó tal sed. Esto también ocurre con los animales, que beben en pocos minutos la cantidad exacta de agua que necesitan, a pesar de que el líquido tarde muchos minutos en absorberse en el intestino y penetrar en el organismo.

¿Qué mecanismo nos advierte que ya hemos bebido lo suficiente? Al parecer existen unos receptores en la faringe (el tubo que tiene que atravesar el agua para llegar desde la boca al estómago), que son medidores de caudal. Por el efecto de la sensación táctil que produce el agua cayendo por este tubo, estos receptores son capaces de calcular el volumen de agua que ha circulado hasta el momento. Cuando el cerebro interpreta que ya ha entrado el agua necesaria, apaga la sensación de sed.

Este mecanismo fisiológico lo conocen muy bien los fabricantes de bebidas con gas. Al beber estas bebidas se liberan millones de burbujas de gas, que estimulan poderosamente los receptores táctiles de la faringe. Por ello son tan atractivas este tipo de bebidas carbónicas. Comentaremos las propiedades de las más populares.

Las colas son bebidas ricas en cafeína lo que les confiere un cierto efecto estimulante y también contienen ácido ortofosfórico, gas carbónico y 100g de sacarosa por litro (¡15 bolsitas de azúcar en una botella de litro y medio!). Existen versiones sin cafeína y también sin calorías. El ácido fosfórico que contienen puede bloquear la absorción intestinal de calcio, si se beben durante las comidas.

Las tónicas son bebidas gasificadas, azucaradas (80 a 100 g por litro de azúcar) y aromatizadas con extractos de piel de frutas, cítricos y quinina. Una botella pequeña de tónica tiene más de 50 Kcal. Pero quien se lleva la palma en esto del azúcar son los llamados biter, que pueden contener hasta 140 g de azúcar por litro y de las que más calorías contienen (150Kcal por botellín). Es parecido a la tónica en su composición, pero con más extractos vegetales que le dan el sabor amargo característico. ¡Los hay que para no engordar se toman un biter (150kcal por botellín) en lugar de una cerveza (80 kcal por botellín)!

Además hay una legión de bebidas refrescantes aromatizadas, las gaseosas de toda la vida. En su composición solo llevan agua, gas carbónico, azúcar y aromatizantes. Contienen azúcares rápidos y muchas calorías, excepto las versiones light, sin azúcar.

En los últimos tiempos está proliferando unas bebidas deportivas enriquecidas con azucares, minerales y sustancias estimulantes como la cafeína. Es muy conveniente informarse en las etiquetas de lo que realmente contienen antes de consumirlas.

Debemos resistirnos a la tentación de las burbujas y consumir estos refrescos con moderación, mejor en sus versiones light, sin azucares y, sobre todo, evitar que se conviertan en la bebida habitual de los más pequeños durante las comidas.

 

Cantabria en la Mesa. El Canal de Cocina, Recetas y Gastronomía de Cantabria
Copyright © 2014 Cantabria en la Mesa. El Canal de Cocina, Recetas y Gastronomía de Cantabria
www.eldiariomontanes.es | Política de Cookies